15 may. 2012

"Todos somos Kafka", de Nuari Amat

«Cerré el libro, encendí el televisor y vi su cara. Entonces me dije: Lectora, este hombre está destinado a convertirse en tu protagonista. Por el momento, lo único cierto de la historia era que el desconocido acababa de sobrevivir a un intento de suicidio. Lectora, lo has salvado. Devolvía la vida a un hombre que sin mi ayuda se habría matado o estaría muerto para la vida que yo estaba a punto de proporcionarle.»


En esta novela singular la narradora, que se llama a sí misma Lectora, es capaz de convertirse en hija de Kafka y esposa de Joyce si así lo desea. Asiste al coqueteo de su padre con sus amigas, sobrevive como los manuscritos de éste al incendio de su casa, comparte con su marido exilio, silencio y astucia, soporta la locura de su hija Lucía y las manías de jóvenes como Beckett, pero jamás, aunque a los hombres de su vida esto no parezca importarles, deja de escribir, aunque sea en secreto y casi en la clandestinidad.

Muestra brillante y sutil del arte de la variación, Todos somos Kafka es una novela que se genera y devora a sí misma poniendo en juego, al mismo tiempo, todas las novelas, toda la biblioteca, toda la literatura y a quienes la han escrito. | Acceder

No hay comentarios:

Publicar un comentario