"Diez lecciones sobre el martirio", de Paul Allard


Las diez lecciones de Paul Allard sobre el martirio en los primeros siglos de la Iglesia resultan sumamente iluminadoras. Muestran la espiritualidad pascual (pasión/resurrección) de los primeros cristianos con una claridad que puede resultar cegadora para no pocos cristianos actuales.

Aquellos cristianos primeros, como Cristo, aceptaban perder su vida por el Reino de Dios en este mundo; entendían con facilidad que no era posible ser discípulo de Jesús sin tomar cada día su cruz; no pensaban, ni de lejos, evaluar el cristianismo considerando su eventual éxito o fracaso en este mundo, tampoco se les pasaba por la mente despreciar a la Iglesia al verla rechazada y perseguida por los paganos, ni soñaban siquiera que pudiera ser lícito omitir o negar aquellas doctrinas o conductas que vinieran exigidas por el Evangelio, aunque trajeran marginación, penalidades y muerte. Estaban dispuestos a perder prestigio, familia, situación cívica y económica o la misma vida con tal de seguir unidos a Cristo, el Salvador del mundo.

| Descargar "Diez lecciones sobre el martirio", de Paul Allard.

"Los amigos de la Cruz", de San Luis María Grignion de Montfort


Cuando San Luis María Grignion de Montfort nos habla en su pequeña obra "Los amigos de la Cruz", sabe bien y por experiencia propia lo que cuenta. Este pequeño librito se ha convertido, con el correr de los tiempos, en uno de los más famosos, divulgados e impactantes de San Luis María Grignion de Montfort. Realmente fue una carta de tipo, podríamos decir, "epistolar" a sus cofrades de Los amigos de la Cruz, que por aquel entonces en Francia tenían actividades en diversas parroquias, y en alguna incluso el mismo santo llegó a participar e impulsar activamente (luego le sería retirada esa tarea, destinándolo a otro sitio, como otra más de las numerosas cruces que tuvo que sufrir).

Puede resultar contradictorio, en esta hedonista sociedad de hoy, que se recomiende seguir la cruz, abrazarla. Por eso, pocas veces el mensaje de San Luis María Grignion de Montfort fue tan necesario y valioso como ahora. Porque lo mundano, con sus modas, siempre ha estado en contradicción con el mensaje de la cruz. Así ha sido desde los inicios de las predicaciones de los apóstoles, y lo será siempre hasta la venida del Señor. El mismo Cristo nos advirtió de ello y añadió: "pero ánimo: yo he vencido al mundo" (Juan 16:33).

A más de veinte siglos del nacimiento de Cristo, ese mensaje sigue siendo tan importante como lo era en la época de la propagación de la fe cristiana, plagada de mártires por la causa. Y no hay otra manera, nada ha cambiado: quien sigue a Cristo debe hacerlo cargando con su cruz. Así es, y será, hasta el momento de su venida, donde se mostrará en gloria claramente al género humano. Muchos testigos de esto, antes y ahora, han dado por ello "alegremente" sus vidas. No son solo palabras vacías. Porque "si el grano de trigo no muere, no da fruto" (Juan 12:24).

Así, cuando el peso de la cruz te parezca ser excesivo, te hiera, te destroce, recuerda a quién sigues. No son honores, goces y bailes en esta vida lo que se te ha ofrecido.

| Descargar "Los amigos de la Cruz", de San Luis María Grignion de Montfort

Santa Catalina de Siena, de Sigrid Undset


De tiempo en tiempo se ha discutido qué ha hecho el Cristianismo por la mujer. Qué sitio ha ocupado la mujer en el seno de la familia y en la sociedad dentro de los pueblos que profesaron la religión de Cristo. Cómo era considerada la mujer a la luz de la doctrina de la Iglesia. Jesucristo ignoró el muro invisible cuando interpeló al alma humana, al hombre creado a su imagen, creado como hombre y mujer. Cada palabra que sale de su boca va dirigida a nuestra común naturaleza humana.

El santo más arraigado en la conciencia de los pueblos es María, la Madre de Cristo, la Reina de la misericordia. Pero también las mujeres que en su época confesaron a Cristo con su vida de santidad y de amor al prójimo, fueron consideradas como columnas de la sociedad y dirigentes y maestras de sus pueblos. En una época llena de violencia y de sangre, una viuda nacida en un extremo de Europa, santa Brígida de Suecia, o una joven del pueblo, santa Catalina, hija de un tintorero de Siena, supieron dar buenos consejos a los poderosos de este mundo.

Y el mundo las escuchaba con respeto aun cuando no seguía sus consejos. Llegaron a desempeñar un papel en la política mundial. Y reprendieron, aconsejaron y guiaron y, a veces, mandaron y dieron órdenes al vicario de Cristo en la tierra.

| Descargar Santa Catalina de Siena, de Sigrid Undset

"Autobiografía de un escritor diletante", de Francisco Marín


El libro que está cosechando elogios entre los escritores.

En 2017 autopubliqué en Amazon mi ópera prima, El caso Demichellis, una novela policiaca que en 2018 se convirtió en uno de los ebooks más leídos en esta plataforma. Fue la tercera novela más vendida durante el verano de ese año, solo por detrás de La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker, y de Las hijas del capitán, de María Dueñas, y por delante de obras de ilustres autores como Lorenzo Silva o Camila Läckberg. También fue el segundo ebook más descargado en Prime Reading en 2018, el primero fue El diamante de Jerusalem, de Noah Gordon. Es difícil entender cómo la primera novela de un autor desconocido, sin ningún vínculo con el mundo mediático y autopublicado, llegó a situarse entre estos escritores superventas a nivel mundial y respaldados por grandes editoriales. En estas páginas trataré de explicar mi historia.

Es un libro que va dirigido a aquellas personas que tengan interés en escribir y publicar o autopublicar. No es un manual de autoayuda ni pretendo establecer las claves para convertirse en un escritor de éxito, solo trataré de reflejar mis experiencias como lector y como escritor y de qué manera mi novela llegó a convertirse en un best seller en Amazon.

Opiniones de escritores:

"...enriquecedor y de muy agradable lectura, nos acerca al autor y a su obra y despierta curiosidad por seguir sus letras". (Blanca Miosi, escritora).

"Una experiencia completa. Son reflexiones útiles no solo para quien empieza sino para cualquier lector o enamorado de la literatura". (Antonio Parra Sanz, escritor, crítico literario y profesor de Literatura y de Escritura Creativa).

"Su testimonio es oro..., y anima. Anima mucho". (Dolores Conquero, escritora y periodista).

"Es un libro muy recomendable para todos los interesados en el mundo de la autopublicación". (Alejandro Capparelli, escritor y promotor literario).

| Descargar "Autobiografía de un escritor diletante", de Francisco Marín

"Sermones y sentencias I", de Ludobian de Bizance


Probablemente pienses que en la actualidad libros religiosos hay muchos, que qué sentido tiene uno más, y que para qué escribir otro más. Y es cierto: la mayoría de libros religiosos de hoy dan su opinión sobre algunos temas, entran a valorar tal o cual aspecto de la Iglesia, de la liturgia, o de un santo. Y no está mal, pero este libro no es nada de eso. Cualquier cosa que diga acerca de él se quedará, probablemente, vacía, porque este compendio de sermones y sentencias intenta reunir algunas de las muchas controversias, dudas y cuestiones, de la Iglesia más actual, sin querer irnos por las ramas o darle muchas vueltas sobre el mismo asunto porque aquí de lo que se trata no es de hacer muchas páginas para que el libro "sea gordo, pese más y cueste más", sino de tratar directamente y en su esencia todas esas cuestiones.

Pero este libro, principalmente, tiene la intención de enriquecer y fortalecer nuestra fe. Quiere ser esa lectura fresca y acogedora que nos alimente el alma y refuerce el espíritu, en un mundo lleno y atosigado del materialismo, del deseo, de la imagen y de la banalidad. Quiere poner al cristiano en una encrucijada, ante un cruce de caminos y animarle a que tome una decisión, haciendo -o ayudando a hacer, más bien- cristianos responsables, comprometidos con su fe. Y para ello quiere darle unos pequeños ánimos, bosquejos, armas o alimentos, diciéndole que el camino que lleva a la Vida es tortuoso, doloroso y difícil, pero dejándole ver claramente el por qué debe tomarlo.

No es un libro, por tanto, para leer de una pasada como si fuera una novela. No. Es un libro para reflexionar, meditar, y orar. Por eso la primera parte se abre con una sección de sentencias, pequeñas "píldoras" para quien no puede tomar (como San Pablo diría) alimentos sólidos. Va preparando el alma para disponerla humildemente ante el Señor y, luego, colocarse ante Él, hundir sus rodillas en el suelo y orarle. Orar como tal vez jamás lo hayas hecho. Orar CON EL CORAZÓN. Y por eso la segunda sección trata de pequeñas oraciones. No tienen por qué -ni es su intención- ser oraciones que digas con los labios como si se repitiera la tabla de multiplicar, de ningún modo. Esas oraciones quieren servir de inspiración para que tú, con tus mismas palabras, las enriquezcas añadiéndole lo que de tu corazón vaya surgiendo.

Y finalmente, para reafirmarnos en nuestra fe, tomar esas "armas espirituales" de las que os hablaba, se han añadido una serie de sermones que tratan las más diversas realidades de la vida cristiana, y de la experiencia de ser cristiano, de ayer, y de hoy. No son todas, pero son algunas con las que todos, en nuestras vidas de creyentes, nos hemos encontrado: por qué el sufrimiento, por qué creemos en la Virgen o llevamos el escapulario. Todo ello quiere ayudarte a que cuando unos y otros, bien por ser no creyentes o por ser directamente enemigos de la religión cristiana, te intenten sembrar dudas -si no te las han sembrado ya- puedas entender los motivos, o algunos de ellos, de por qué los cristianos creemos en lo que creemos. Otros sermones tienen la intención simplemente de enriquecerte espiritualmente, de servirte de refrigerio, de alentarte.

Todo ello, y todo el libro, lo pongo en manos de Nuestro salvador Jesucristo, para que Él ilumine y bendiga a todos los lectores en cada una de las más diversas necesidades o inquietudes que hasta su lectura les haya llevado. Y pongo en manos de su Santísima Madre, Nuestra Señora la Reina del Monte Carmelo, todas nuestras intenciones, que ella vigile nuestras almas para que nos lleve a su Hijo, y con Él al Cielo de su Padre, nuestro Dios, nuestro único Rey y Dueño. Que el Espíritu Santo os guíe a todos en vuestra lectura. Amén.

| Descargar "Sermones y sentencias I", de Ludobian de Bizance

"Un detective en Internet : Un detective en la era de Internet", de Bia Namaran


Este primer volumen de "Un detective en Internet" (o "Un detective en la era de Internet") es una recopilación que incluye los siguientes relatos:

1 - Las paredes te vigilan.
2 - Mucho riesgo por poco dinero.
3 - Cabeza de turco.
Bonus - Dime que puedes llorar.
4 - Los muertos no dicen que no.
5 - Grita cuanto quieras.

"Un detective en Internet" sigue las andanzas de Renard, un "muerto de hambre", un tipo que sueña con ser detective privado pero que no tiene ni los medios ni ha tenido la oportunidad para serlo de forma oficial. Así que resuelve casos "de poca monta" mientras se escabulle de la policía y de las autoridades, tratando de que no "le trinquen" por ejercer un trabajo para el que no está autorizado y ser un "intruso" en una profesión con enormes trabas burocráticas, como es la de detective privado.

Pero uno de esos casos se complica demasiado, y acaba con sus huesos en la cárcel. Ahora solo tiene dos salidas: o abandonar para siempre su sueño de ser investigador privado, o plantarle cara "al sistema" dentro del propio "sistema". Pero está en lo más fondo, y pocas esperanzas le quedan. No obstante, hay algo que le favorece: cuando uno se ha hundido del todo, no se puede bajar más. Solo queda un único camino: el de reponerse y subir.

| Descargar: "Un detective en Internet : Un detective en la era de Internet", de Bia Namaran